logog

© franciscan cyberspot


CUSTODY OF
THE HOLY LAND,
Franciscan Friary,
St. Francis Str. 1,
Jerusalem



MENU
LATEST
CUSTODY
COMMUNICATIONS
SBF
FPP
CIC
FAI
SHRINES
VIA CRUCIS
PILGRIMS
MADABA MAP

JUAN PABLO II Y LA CUSTODIA DE TIERRA SANTA

Fecha: 8.4.2005
Fuente: Custodia de Tierra Santa

Con motivo de cumplirse los 650 años de la instauración de la Custodia de Tierra Santa con la Bula de Clemente VI Gratias Agimus (21.XI.1342) en la que dicho Papa confía oficialmente la Custodia de los Lugares Santos a los franciscanos, el Papa Juan Pablo II escribió una carta al Ministro general de la Orden (30 de noviembre de 1992) felicitándole y felicitándose por los méritos adquiridos por los hijos de San Francisco en la custodia de aquellos Lugares Santos y en el servicio prestado tanto a la población local cuanto a los peregrinos a lo largo de estos 650 años y aún de los anteriores a la promulgación de dicha Bula que les confirmó su presencia allí en nombre de la Santa Sede.

Recuerda también el Papa otra bula de Pío XII, Quinque ante (1 de julio, 1947) quien con motivo de los 600 años de la presencia franciscana en Tierra Santa, expresa también su aliento al P. Ministro General por la sacrificada labor que desenvuelven los frailes de la CTS y no se olvida tampoco de citar el testimonio de Pablo VI quien, después de su viaje Apostólico a los Santos Lugares y de vuelta a Roma, testimonió "grata admiración a los beneméritos hijos de San Francisco que a lo largo de siete siglos han desarrollado con tanta abnegación el precioso y fecundo servicio de un fiel apostolado" (ACTS, 9 ,1964, 79).

Y añade Juan Pablo II: – "Siguiendo sus pasos también yo quiero hacer llegar a los celosos frailes de la Custodia de Tierra Santa y a toda la Orden de los frailes Menores mi férvida exhortación a proseguir por el camino abierto por sus hermanos con la misma generosidad y dedicación evangélica dando a la Iglesia un luminoso ejemplo de fidelidad al encargo recibido y ofreciendo a los fieles de de esos lugares y a cuantos a ellos se dirigen en devota peregrinación un testimonio de amor y adhesión a Cristo, redentor del hombre".

Ya antes de ser Papa, 1963, Juan Pablo II visitó Tierra Santa con un grupo de obispos asistentes al Concilio Vaticano II y siendo él Vicario Capitular de Cracovia.

Su firma aparece en el libro de visitas con fecha del 12 de diciembre y viene acompañado por las de otros ocho obispos también polacos: La segunda sesión del Vaticano II había terminado y Pablo VI acababa de anunciar su visita a los Santos Lugares para los primeros días del 1964. Nuestra revista "Tierra Santa" nos da más detalles en su número de diciembre, 1978, pp. 356-57, con motivo de su elección como Papa.

El P. Espedito Lisieski, franciscano polaco que en pleno 2005 sigue prestando sus servicios a la Custodia y le hizo de guía-acompañante, declaraba lo siguiente a nuestra Revista: -" Venía junto con otros ocho obispos. Yo les acompañé en su visita a los Lugares Santos que entonces se encontraban bajo el poder jordano. El 24 de diciembre fuimos a Belén para asistir a la Misa solemne del Patriarca de Jerusalén (aún no se había generalizado la concelebración). En esa noche de la aglomeración en Belén, Mons. Karol Woityla no se quedó sin lugar en la posada gracias a la hospitalidad del Guardián del Convento franciscano, el español P. Justo Artaraz.

Un día comiendo en Casa Nova de Belén observé que Mons. Woityla comía con especial deleite las naranjas del postre (en Polonia es muy difícil conseguir esta fruta) y mandé que le sirvieran otro plato.

Otro día cenamos en Dom Polski. La cena fue preparada a la polaca y estuvo salpicada de discursos y cantos nacionales, siendo Mons. Woityla uno de los cantores más animosos.

Antes de su regreso a Polonia, los obispos hicieron una visita de cortesía al Patriarca Latino de Jerusalén, al Delegado Apostólico y al Custodio de Tierra Santa quien les concedió el diploma de peregrinos." - Hasta aquí, el P. Lisieski. Nosotros queremos añadir que el Guardián de Belén, P. Justo Artaraz, sigue con el mismo cargo en Belén en este año de gracia de 2005 y de seguro que no le disgustará leer algo que dice mucho en su favor y en la tradicional hospitalidad de los franciscanos de la Custodia.


SU VISITA A TIERRA SANTA (20-26 DE MARZO, 2000)

Volviendo a la información que da nuestra Revista "Tierra Santa", mayo-junio, 2000, pp. 133-146, esta vez sobre su visita ya como Papa a los Lugares Santos, subrayamos que la primera fue al Monte Nebo y que ya desde el principio los franciscanos están allí presentes para ofrecerle su hospitalidad. La foto que dio la vuelta al mundo muestra a un franciscano de la Custodia, P. Piccirillo, mostrándole desde una atalaya privilegiada la Tierra de promisión…mientras que a lo largo de las demás visitas a los Santuarios principales, el P. Custodio le hacía de anfitrión oficial.

Un hermoso y bien documentado artículo del P. Federico Manns, del Estudio Bíblico franciscano de la Flagelación, y otro del P. Peña sobre el itinerario papal, nos narran con toda clase de detalles su peregrinar a lo largo y a lo ancho de Tierra Santa y quieren sensibilizar al público haciéndonos revivir aquellos momentos emocionantes, dramáticos y siempre emotivos según las circunstancias de cada momento. Ya desde el principio de su artículo el P. Manns hace resaltar la importancia de este viaje con diferencia a los demás (y ya eran 90 los realizados por el Papa) considerando el aspecto de diálogo tanto ecuménico como interreligioso. Y diálogos y momentos difíciles se le presentaron abundantes a lo largo de este viaje. Pensemos en Jerusalén, "ciudad símbolo y capital de las tres religiones monoteístas". Y frente a "nuestros hermanos mayores" él quiere saludad también al Gran Mufti de Jerusalén porque "los hijos de Abraham deben dialogar, encontrarse y evitar enfrentamientos". Termina el P. Manns su artículo con estas palabras: -" Nos ha visitado un Papa ya de avanzada edad y de salud delicada, en camino hacia la Jerusalén celeste. Ha querido visitar la Jerusalén terrestre para recordarnos la vocación de esta Ciudad Santa: mostrar al hombre que en ella se puede encontrar a Dios si se respeta al hermano".


FINALIZADO EL VIAJE…

Sí, finalizado el viaje, el Santo Padre da las gracias al Patriarca Latino de Jerusalén y a los obispos de las diferentes Iglesias católicas orientales presentes en

Tierra Santa, al igual que a los franciscanos de la Custodia " por el magnífico recibimiento y por el gran trabajo desarrollado". Pero tampoco olvida a las autoridades jordanas, palestinas e israelíes asegurando su interés "por una paz justa a favor de todos los pueblos de la región". No se olvida tampoco de la población local de aquellas tierras por la gran cordialidad que le reservaron.

Le emociona el recuerdo de Belén "de donde salió la luz para todo el mundo, Cristo Jesús y desde donde salió el anuncio de paz para todos los hombres que Dios ama". Y añade: - Con emoción me arrodillé en la gruta de la Natividad donde sentí presente toda la Iglesia, la de los pobres del mundo, entre los que Dios quiso plantar su tienda. Un Dios que, para devolvernos a su casa, quiso ser también El un exiliado y un prófugo".

Refiriéndose a Jerusalén dice que "permanece indeleble en su corazón porque allí tiene lugar el momento culminante de nuestra salvación: el misterio Pascual de Cristo".

Y sigue enumerando cada Santuario con su especial mensaje, como el Cenáculo, donde tiene presentes a todos los sacerdotes del mundo "y donde firmé mi carta dirigida a ellos para el próximo Jueves Santo".
Pero es sobre todo en el Sto. Sepulcro "donde he sentido de un modo único el misterio de Cristo resucitado anunciado a lo largo de los siglos a todas las gentes".

Hay, además, otros "santuarios" que no olvida como es el encuentro con los dos grandes Rabinos de Israel y el Gran Mufti de Jerusalén y con otros representantes tanto hebreos como musulmanes. Su observación nos llega al hondo del alma: - "A pesar de las grandes dificultades, Jerusalén ha sido llamada a convertirse en el símbolo de la paz entre los creyentes en el Dios de Abraham y se someten a su Ley".

En el Yad Vashem pronuncia las siguientes palabras: - "Quiero recordar todos estos horrores para empeñarnos tanto hebreos como cristianos y hombres de buena voluntad a vencer el mal con el bien, para poder caminar todos juntos por la senda de la paz".

Y a las Autoridades de la Iglesias Ortodoxas orientales invita a orar para que el proceso de entendimiento y colaboración entre los cristianos de las diferentes Iglesias se consolide y se desarrolle.


LOS SANTUARIOS DE GALILEA

No se olvida tampoco de los Santuarios de Galilea y en la misa para la juventud en el Monte de las Bienaventuranzas, hablándoles de los Mandamientos y de estas mismas Bienaventuranzas exclama: -"He visto en ellos el futuro de la Iglesia y del mundo".

Cada Santuario de la riente Galilea le fascina con su mensaje peculiar y termina así sus consideraciones: - "!Galilea! Patria de María y de los primeros discípulos: patria de la Iglesia misionera entre las gentes! Pienso que Pedro la ha conservado siempre en su corazón; lo mismo se diga de su sucesor!

Pero falta todavía la guinda sobre el pastel: ¿Cómo olvidarnos de Nazaret, donde María pronunció aquel "SI" que cambió la historia de la humanidad? – "Allí donde Cristo se hizo hombre, éste encuentra su dignidad y su altísima vocación".

Las consideraciones anteriores son de rigor para constatar que no hemos sido los frailes Menores el objeto único de los mejores sentimientos del Papa. Pero sí nos sentimos orgullosos al escuchar estas sus últimas palabras: -" Si muestro tanto agradecimiento por los franciscanos es sencillamente porque sin ellos no hubiera tenido nunca la Gracia de los Santos Lugares. Durante los seis siglos que siguieron a los cruzados, estos religiosos siguieron aquí solos en representación del Occidente cristiano. Sin su presencia, su heroica resistencia y su derramamiento de sangre, la Iglesia romana se hubiera visto privada de todos los Santos Lugares"-

El Papa se muestra muy satisfecho de cómo los franciscanos mantienen dichos Santuarios y cómo en los mismos se puede rezar y meditar tranquilamente sin ser molestados. Y termina con este testimonio: - " Fue la Providencia la que quiso que, junto a los hermanos de las Iglesias orientales, la cristiandad de occidente estuviera representada por los hijos de San Francisco de Asís, santo de la pobreza, de la dulzura y de la paz., interpretando de un modo genuinamente evangélico el legítimo deseo cristiano de custodiar los lugares en los que ahondan nuestras raíces espirituales".

P. Emilio Bárcena, ofm


bullet  News Main                                                 Custody Main  bullet

rightlogo

 


FOLLOW THIS LINK IF YOU WANT TO Contact us - Contattaci - Contacte con nosotros

Please fill in our Guest book form - Thank you for supporting us!
Created/Updated Friday, 8 April, 2005 at 7:46:35 am by J.Abela, E.Alliata, E.Bermejo,Marina Mordin
Web site uses Javascript and CSS stylesheets - Space by courtesy of Christus Rex

© The Franciscans of the Holy Land

cyber logo footer