Tabor logo

© franciscan cyberspot


MENU

  * Inicio
  *Monte Tabor
  *Trasfiguración
  *Apariciones
  *El monte
  *Culto cristiano
  *La fiesta
  *Franciscanos
  *Griegos
  *Fortaleza
  *Hasta el 1631
  *1631-1854
  *1854-ahora

  *El nombre
  *Geografía
  *Las carreteras
  *Historia
  *El cristianismo
  *Esdrelón

  * Imagenes 1
  * Imagenes 2
  * Imagenes 3
  * Imagenes 4


Los Franciscanos en el monte Tabor

Del 1631 al 1854

Finalmente, después de inumerables tribulaciones, llegó el día tan suspirado del rescato del monte Tabor y su santuraio.

En el 1631 el Emir Fakhr ud-Din, accediendo a la súplica del Custodio de Tierra Santa, P. Diego S.Severino, concedió a los Franciscanos la propiedad del monte Tabor, tal como se deduce de una declaración del Cónsul del Granduque de Toscana, Francisco de Verazzano.

En el 1632 el P.Roger, amigo del Emir, trazó un plano de los edificios sagrados existentes - es el plano más antiguo del que se tienen noticias. Dejó también una breve descripción : " tres pequeños oratorios o capillas con techo abovedado, contiguos, de éllos dos miden nueve pies de largo por tres o cuatro de ancho. El central que recuerda el sitio donde el Señor se transfiguró, mide solamente seis pasos de largo. Estos tabernáculos o capillas ocupan el lugar más alto del monte, en el lado meridional".

En sus "Crónicas", compiladas en el 1634, el P. Verniero, nos informa que los franciscanos tenían intención de "habitarlo y cultivarlo" mediante los turcomanos católicos de Belén y que se proponían construir una casa para hospedar a los peregrinos. Pero el proyecto no pudo llevarse a término debido no sólo a la hostilidad manifestada por los musulmanes sino porque éstos habían obstruído y bloqueado el ingreso con el fin de impedir que los peregrinos subieran a orar. y continúa diciendo: " no obstante todo esto logramos quitar la tierra - al menos la que impedía la entrada, nos arrastramos como pudimos a través de una estrechísima puerta al norte y llegamos a un corredor de doce pasos de largo y cuatro de ancho; allí logramos hacer fuego y luego, llevando cada uno una vela, atravesamos por una puerta que hay al sur, los tres oratorios, llegando así a una capilla grande abovedada y que un tiempo estuvo ricamente pintada. El oratorio del este mide siete pies y tres cuartas de largo, el del sur cinco pies y el tercero que mira a occidente mide seis pies y medio. El del centro está edificado en el lugar donde nuestro Señor se transfiguró." Creemos que Surios haya sido el último peregrino que notó las decoraciones en la cripta cruzada.

En el 1652 algunos peregrinos encuentran "casi todo sepultado en la tierra y lleno de inmundicias". Doubdan así nos describe todo en un borrador: "Se entra en un estrecho vano compuesto por cuatro nichos en forma de cruz, cada uno de unos cuatro pies todo el sitio está actualmente enterrado y tan oscuro que necesariamente es preciso servirse de una luz." Ni el mencionado borrador ni la descripción concuerdan con las precedentes noticias: los tres tabernáculos "contiguos" aparecen aquí como un vano cuneiforme. La entrada al verdadero santuario obstruído, había sido perdida de vista probablemente a causa de la vegetación allí crecida y los peregrinos, sin darse cuenta, habiendo hallado otro pasadizo, entraron por él y llegaron a uno de los ambientes de la fortaleza sarracena, donde unas piadosas manos habrían colocado algunos altares. Este lugar constituyó el sitio que los peregrinos visitaron hasta el 1876.

Besson intuyó que la capilla fortuitamente hallada encerraba algo significativo: " Tuve la suerte de celebrar la Misa en el altar de S.Elías, el cual vive aún hoy no obstante haber muerto hace ya siglos, y fue santificado aun antes de morir; su tabernáculo está aquí a la izquierda según se entra, a la derecha está el de Moisés y en el centro el de Jesús, siendo el centro en el que convergen todas las líneas y el cumplimiento de todas las leyes."

Todas las descripciones suministradas por otros peregrinos (Nau 1688, Laffi 1679, Le Bruyn 1681, Pococke 1737, Mariti 1760, etc.) son cada vez más áridas.

Habrían pasado ya 136 años desde que los franciscanos consiguieron la propiedad del monte Tabor, si bien aun no habían logrado hacer valer plenamente sus derechos.

Inmediatamente después de haber obtenido la propiedad el Padre Custodio encargó al P.Guardián de Nazaret la construcción de una iglesita, pero se opusieron rotundamente los musulmanes. En el 1641, por mediación de la Embajada de Francia y del Bailo de Venecia, los religiosos obtuvieron el permiso para residir en el monte y, en el 1656, se les concedió igualmente la autorización de enviar dos o tres religiosos a instalarse en el monte; pero todo fue en vano. Dado que era imposible desbloquear la situación, decidieron reparar al menos lo que aun quedaba en pie. Las restauraciones llevadas a cabo por el P.Guardián de Nazaret eran sin duda muy modestas.

Poco a poco fue apaciguándose la hostilidad de los musulmanes y los religiosos pudieron ejercer libremente sus derechos de posesión del lugar recibiendo a los peregrinos y celebrando el culto divino. Pero he aquí que otras dificultades no tardaron en surgir. Los griegos ortodoxos ocuparon la parte septentrional de la cima del monte. Precisaba hacer algo para dirimir la cuestión, mas el Patriarcado Latino de Jerusalén se negaba a conceder los debidos permisos para construir; los buenos religiosos por salvaguardar la paz y la buena vecindad decidieron no querellarse con los griegos y apelaron a los buenos oficios de la Congregación de Propaganda Fide la cual por suerte inclinó la balanza del lado de los religiosos.

  Tabor Inicio Otros Santuarios  



 

Please fill in our Guest book form - Thank you for supporting us!
Created/Updated July , 2005 at 18:22:04 by John Abela ofm ,E. Alliata, A.Alba, E. Bermejo, Marina Mordin
Web site uses Javascript and CSS stylesheets - Space by courtesy of Christus Rex

© The Franciscans of the Holy Land and Malta

cyber logo footer